Monday, August 11, 2014
168

...Con amigos alrededor del mundo

Las noticias principales y los titulares y avances están llenos de conflictos alrededor del mundo, de personas en guerra —bombas o lo peor —con quienes viven de un lado o del otro de la frontera. A veces es fácil distanciarnos a nosotros mismos, pretendiendo que no estamos afectados y que estamos desconectados.

Este testimomio de Pavel Serdukov, un pastor en Moscú, Rusia, nos recuerda que cada día, cuando leemos La guía de meditaciones diarias El Aposento Alto, estamos  conectados en formas poderosas y positivas con millones de personas a través de muchas fronteras, orando y leyendo en 100 países en 35 idiomas.

 

 

"Fue una mañana común y corriente. Comencé mi día con una taza de té caliente y  Mesto Vstrechi, la edición en ruso de El Aposento Alto. Me pareció que conocía al autor de la meditación de ese día, que compartió su situación y la forma en que Dios lo ha bendecido a través de ella. Entonces ingresé a Facebook, estaba sorprendido de que tenía más de 30 pedidos nuevos para hacerme amigo.  Y en mi página personal, observé más de 20 notas de agradecimiento y de bendiciones. Fue entonces que me percaté de que la meditación que había estado leyendo en Mesto Vstrechi era mía.

Esa mañana fue increíblemente especial para mí. Sentimientos indescriptibles de gozo y de la grandeza de Dios llenaron mi corazón y mi alma.

Las personas me escribieron desde las Filipinas, China y Alemania. Yo no los conocía, pero después de compartir el testimonio de mi fe en la guía de meditaciones, comprendí ¡cuántos hermanos y hermanas tengo alrededor del mundo y cuán grande es la iglesia global de creyentes!".

– Pavel Serdukov, pastor de la Iglesia Metodista Unida Perovo en Moscú, Rusia y gerente de suscripción de  Mesto Vstrechi

 

 

Ahora esa es una noticia internacional para celebrar y USTED ayudó a que fuera una realidad. Estamos agradecidos por sus donativos a El Aposento Alto. Usted ayuda a brindar un mensaje de esperanza a un mundo en conflicto. 

¡Gracias!

 

Para donar a las ediciones internacionales de El Aposento Alto, haga click aquí.

 

 

 

 

Atrás